Nota Sobre unos Días en Colombia

Bogota

Me encanta el campo, pero por una u otra razón mi vida ha estado muy vinculada a las ciudades. Esto ha hecho de mí un tipo al que se podría clasificar como citadino; me gusta lo que las ciudades ofrecen, pero necesito también constantemente el contacto con la naturaleza. Creo que tenemos exactamente eso en Colombia.

Reconozcámoslo, vivimos en un paraíso. No importa la ciudad en la que vivas, estoy seguro que a menos de 20km (esto es media hora) de tu ciudad, podrás encontrar un espacio natural donde cambiar de ambiente y tener un tiempo de relajación y conexión con la naturaleza. En el camino encontrarás también multitud de ríos y quebradas que te recuerdan porque Colombia es una de las potencias hídricas del mundo (por cierto ¿has tenido alguna vez un paseo a un río?).

Ibagué a sólo unos kilómetros del Cañón del Combeima; Neiva a una corta distancia del Desierto de la Tatacoa; el Parque Arbi en Medellín; el kilómetro 18 o los Farallones de Cali y los Cerros Orientales en Bogotá, son tan sólo algunos ejemplos de la conexión campo-ciudad existente en Colombia.

Más allá, las ciudades colombianas han logrado; en su gran mayoría, incorporar elementos naturales como parte de su paisaje urbano. Samanes, yarumos, guaduales y palmeras hacen parte de nuestras ciudades, en ellas puedes encontrar hermosas alamedas que ofrecen sombra y descanso. Además puedes ver ríos urbanos que atraviesan las ciudades, creando el contacto con la naturaleza que la vida urbana tiende hacernos olvidar.

Parque-Simon-Bolivar

El Parque Simón Bolivar en Ibagué, un ejemplo de la mezcla de naturaleza y ciudad

No podemos olvidar las galerías o plazas de mercado, en las cuales, puedes encontrar productos del campo: frutas, verduras y granos en un espectáculo de colores y olores que además ayudan a una vida saludable. Los mercados campesinos y los productos orgánicos no son una cosa extraña en este país, en el que los jugos de fruta natural dan un toque especial a las comidas y refrigerios.

Paloquemao

Interior Mercado Paloquema. Foto: Off2Colombia.com.co

Ahora bien, ésta relación entre la naturaleza y la ciudad no sólo es hermosa, sino que es necesaria y ahí es donde tenemos mucho que hacer. Las ciudades necesitan a la naturaleza, no podemos vivir en equilibrio; ni siquiera emocional o espiritual, sino tenemos contacto con la naturaleza. Nuestras ciudades son atravesadas por ríos, pero los mismos están muchas veces contaminados…tristemente por nosotros mismos.

La imagen de abajo es la de un canal de aguas lluvias en Cali…llena de basura, de basura arrojada por personas como usted y como yo, que tal vez ese día les pareció más fácil arrojarla a la alcantarilla, o al suelo, que esperar a llegar a un tarro de basura.

Basuras-cali-contaminación

Basuras en Canal de Aguas Lluvias en Cali

Yo sé que las empresas contaminan, pero con la mano en el corazón…la contaminación urbana tiene mucho que ver con nosotros. Al inicio del año les compartía acerca de mis propósitos ambientales para este año, en particular, creo que la forma en que consumimos y la basura que generamos es algo a lo que deberíamos prestar más atención (no dejes de leer Pon a Dieta tu Tarro de Basura).

Entonces, la invitación de este blog es primero a disfrutar el paraíso en que vives, cuéntanos en la sección de comentarios cual es la parte natural que más te gusta de tu ciudad (cualquier ciudad, no necesariamente colombiana). Por otro lado, a cuidar el sitio en que vives ¿qué crees que puedes hacer para que tu ciudad tenga un mejor ambiente natural?

Un abrazo, y un saludo muy especial

@jjcastlel@bioticaurbana

2 Comments

  1. muy bueno

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • Nuestros boletines

    Regístrate aquí para recibir nuestro boletines